Blog

Conoce la historia de este querido obispo y su importante legado en Michoacán

Con la conquista española, cientos de personas ilustres y estudiadas llegaron a México para ser parte de la nueva colonización de su corona. La mayoría de españoles que llegaron a tierras mexicanas no fueron muy queridos por los locales, pues los trataban mal, esclavizaban y reducían a esclavos.

Pero, en 1531 llegó un personaje que se convertiría en uno de los españoles más queridos en México: Vasco de Quiroga.

Nacido en Ávila, Vasco de Quiroga fue designado por el rey de España para formar parte de la Audiencia en México. En 1531 llegó al país, y una de sus primeras medidas fue enviar de regreso a algunos españoles que maltrataban a los nativos e incluso habían asesinado a algunos jefes indígenas. Así, Quiroga comenzó a relacionarse con el pueblo mexicano, a conocer sus necesidades, a involucrarse con sus tradiciones y a sentir un cariño realmente auténtico por su gente.

Pronto se convirtió en un entregado defensor de los derechos y libertades de los pueblos indígenas de México, realizando su labor principalmente en la región que actualmente ocupa el estado de Michoacán. Se interesó fuertemente por la situación social del pueblo y creó hospitales a las orillas del Lago de Pátzcuaro, para lograr una vida comunitaria más saludable y digna.

Conocido de cariño como “Tata Vasco”, en 1537 fue nombrado obispo de Michoacán. Con esta nueva designación participó en la construcción de la catedral de Morelia y mandó urbanizar muchas localidades, concentrándose en la región lacustre donde se encuentra Pátzcuaro.

Por todo esto, el legado de Vasco de Quiroga es de suma importancia en Michoacán y, principalmente en Pátzcuaro, donde los indígenas más se vieron beneficiados de su pasión por ayudar y dar bienestar.

Si vas a visitar este bello Pueblo Mágico de México, te invitamos a que te hospedes con nosotros en Best Western Plus Posada de Don Vasco, donde hacemos un homenaje a los principios y bondades de nuestro querido Tata Vasco.

Además de cómodas habitaciones, contamos con hermosos jardines, patios coloniales, restaurantes donde podrás disfrutar exquisitos platillos de nuestra afamada comida regional, y una magnífica terraza con vista al lago de Pátzcuaro y a la isla de Janitzio. Asimismo, nuestra ubicación es envidiable, pues nos encontramos en la avenida principal, a unos cuantos minutos del centro histórico y de uno de los muelles del lago.

Visita nuestro sitio web para conocer más sobre nosotros y las promociones que manejamos durante todo el año.  

Será un placer recibirte en Pátzcuaro, la tierra que amó y honró Don Vasco de Quiroga.

Foto: Michoacán Travel